Category Archives: Històries de salvament

La Cala: fusta, solidaritat i demanda d’un port

Tenim descripció de part del desenvolupament del temporal a la costa de l’Ametlla de Mar gràcies a una carta que la Cambra de Comerç de Tortosa (que estenia la seva demarcació fins a territori calero) va adreçar a la Cambra de Comerç de Barcelona el 8 de febrer de 1911, en el marc de la recollida de dades que estava fent la institució barcelonina.

En aquesta carta, el president de la cambra tortosina Manuel Guasch parla de la barca Pelayo (que havia aparegut a l’Ampolla, segons un telegrama anterior) i tot seguit s’estén explicant com van actuar els mariners caleros per auxiliar les embarcacions que els arribaven, quin paisatge havia quedat després de la destrossa i quines conseqüències terribles, com en tants altres llocs, havia tingut la mancança d’infraestructures de refugi.

“En el punto llamado Torrent del Pi, cerca la Ametlla de Mar, como en las demás playas, hay muchísima madera de embarcaciones perdidas en otros puntos y que el temporal sin duda la trajo allí.

Son dignos de todo encomio los marineros de Ametlla, pues con su espíritu de humanidad rayando en el sacrificio, cobijaron en el refugio llamado el Estany, algunas embarcaciones, pero como dicho punto de refugio es pequeño y las embravecidas olas penetraban en él, chocaban las barcas unas con otras, originándose con ello el destrozo de dos barcas de pobres pescadores de aquel pueblo, que les ha sumido en la más completa ruina.

Si en el mentado pueblo hubiera habido un puerto o una escollera de refugio, como repetidamente se tiene solicitado de los poderes públicos, no tendríamos hoy que lamentar tantas desgracias, porque al refugiarse las embarcaciones en el Estany, como la entrada de éste es mala y no cabían en él más que las refugiadas, es claro que las demás que acudían en demanda de auxilio no tenían más remedio que zozobrar por ser de todo punto imposible su salvación.

Lo que interesa ahora es socorrer en lo posible a esa pobre gente de mar. Ya veremos las medidas que adoptan el Gobierno, las Diputaciones provinciales y la iniciativa particular.

Sin otra cosa se ofrece y queda de usted afectísimo servidor que besa su mano.

Manuel Guasch”

Balanç del temporal de 1911 al districte marítim de Barcelona (2/5)

Comencem aquí a transcriure l’informe de la comissió de la Cambra de Comerç de Barcelona de 6 d’abril de 1911.

En la primera part del document, la comissió que va realitzar en nom de la Cambra de Comerç la recerca sobre les víctimes humanes i materials del temporal explica com i on han obtingut les informacions.

Aquestes pàgines són molt interessants per copsar quantes persones i institucions es van mobilitzar per resoldre la situació en què havien quedat els supervivents.

A més, ens dóna detalls de la situació econòmica en què vivien algunes d’aquestes famílies pescadores.

“Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación de Barcelona

Los que suscriben, en cumplimiento de la misión que se sirvió confiarles esa respetable Junta, han procedido al examen y comprobación de los datos recogidos en esta Cámara acerca de las víctimas y daños ocasionados en el territorio de su jurisdicción por la catástrofe marítima ocurrida en enero último y como resultado de sus trabajos tienen el honor de manifestar:

Que esta corporación interesó la remisión de datos de los señores comandante de Marina de esta provincia, teniente de alcalde del Distrito 1º de Barcelona, y alcaldes de Arenys de Mar, Caldas de Estrach (Caldetas), San Pol de Mar, Mataró, San Andrés y San Vicente de Llavaneras, Vilassar de Mar, Premiá de Mar, Masnou, Tiana (Montgat), Badalona, Sitges, Villanueva y Geltrú y Castelldefels, habiendo recibido respuestas de todas las expresadas autoridades, con la excepción de las de San Andrés y San Vicente de Llavaneras, Sitges y Castelldefels.

Que los señores alcaldes de Masnou, Premiá de Mar, Arenys de Mar y Villanueva y Geltrú contestaron manifestando que, afortunadamente, no hubo víctimas ni daños en sus respectivos términos.

Que los señores alcaldes de Tiana, San Pol de Mar y Mataró contestaron. El primero [Tiana], dando cuenta de haberse salvado cuatro marineros de Montgat que tripulaban la barca “Rosario”. El segundo [Sant Pol de Mar], que quedó destrozada una barca del “bou” de José Lloveras Paulis y que sufrieron graves desperfectos otras dos embarcaciones, si bien se ignoran los nombres de sus propietarios, que residen en Calella, y además que en San Pol vive una hija de Juan Farré Ramón, de Vilassar. Y el tercero [Mataró] expresando los daños experimentados por las embarcaciones “Colón”, “Habana”, “Antonieta” y “Elena”.

Que el excelentísimo señor comandante de Marina dirigió a esta cámara tres oficios, uno de fecha 18 de febrero con una relación que abarca los distritos marítimos de Barcelona, Masnou (Badalona), Mataró (Vilasar, Caldetas y Mataró), otro de fecha 20 del citado mes ampliatorio del anteroir, y otro de 8 de marzo, dando cuenta de una petición formulada por Sebastián Suances Soler, patrón de pesca de la barca “Virgen de la Concepción”, náufrago superviviente, sobre las averías sufridas por dicha barca.

Que los señores teniente de alcalde del Distrito 1º de Barcelona y alcaldes de Badalona, Caldas de Estrach y Vilasar de Mar remitieron también relaciones de víctimas y daños de sus circunscripciones.

Que asimismo el reverendo señor cura-párroco de San Miguel del Puerto se sirvió enviar a esta cámara los datos que se le pidieron con referencia a su parroquia, que es de la Barceloneta.

Que sobre la base de los elementos expresados, junto con los demás publicados en la prensa local y especialmente en “El Poble Catalá”, los que suscriben realizaron personalmente investigacione, que fueron realizadas en la Barceloneta por D. José Millet y Pagés, D. Ricardo Guitart, gerente de la casa Amengual y Compañía, y D. Mariano Martí y Ventosa. Y en Badalona, Caldetas, Vilasar de Mar y Mataró por los señores D. Fermín de Izaguirre, don Salvador Maristany y Sensat y D. Pablo Vila y Rodríguez, con la eficaz y amable cooperación de las autoridades locales (señores alcaldes, cura-parrocos y jueces municipales).

Que como resultado de dichas investigaciones y de los demás datos expresados, han podido formar la relación de náufragos que fallecieron, de la familia que al morir dejaron y de otras circunstancias de interés relativas los mismos, que se acompaña con el presente documento, suscrita por los mismos firmantes de éste.

Que también se han recibido en esta cámara diferentes comunicaciones relacionadas con los naufragios, de las cuales se da a continuación sucinta cuenta:

  • Una de la alcaldía de la Ametlla, trasladando un acuerdo del ayuntamiento de dicha localidad en que se manifiesta el deseo de que se incluyan en el reparto de socorros los náufragos y patrones que figuran en una relación que acompaña.
  • Otra de la Cámara de Comercio de Tortosa, corroborada por la visita de D. Martín Gilabert, exvocal de la Jutna Directiva de la citada cámara, interesando que en el caso de ser socorridas por esta corporación las familias de las víctimas de Tarragona y Cambrils, alcance también el óbolo a las de la Ametlla, de conformidad con la aspiración significada por aquel ayuntamiento.
  • Otra de D. Ricardo Balcells, solicitando que los socorros se hagan extensivos a las víctimas de Cambrils.
  • Otra de D. Agustín Valls y Vicens, indicando para repartir las cantidades recaudadas al excelentísimo e ilustrísimo señor obispo de esta diócesis.
  • Y otras:
    • De Sebastián Bosch, que perdió la barca “San Juan”.
    • De Ramón Lafuente, diciendo que perdió los utensilios de pesca que tenía.
    • De José Brell, salvado del naufragio, manifestando que no puede trabajar.
    • De Dolores y Concepción Castell, viuda la primera de Antonio Salvador que con cuatro hijos pereció, dejando a la Concepción de avanzada edad, ciega, y perdiendo las barcas “Pelayo” y “Machicha”.
    • De D. Jaime Masriera, por encargo de Jaime Lloret, que perdió el laúd “San Pedro”.
    • De Pablo Comas y José Vidal, sobre las barcas “Berro” y otra cuyo nombre no expresan.
    • Del citado Pablo Comas, como presidente de la Playa de Pescadores sobre la barca “Santa María Magdalena”, que se perdió.
    • De Manuel Albiol Guzmán, superviviente, de Barcelona, con un certificado médico.
    • De Pascual Homs Ferreres, también superviviente.
    • De la Ayudantía Militar y Capitanía del puerto de Mataró, sobre el laúd “Colón”.
    • De Miguel Rafael Romeu y Ferrer, como padre adoptivo del difunto Francisco Ximenis y Rosich.
    • De Juan Giró, pescador, de Vilasar, enviando una lista confeccionada por él mismo con datos sobre las localidades en donde nacieron los náufragos que figuran en las listas de aquella población y sus respectivas viudas.
    • Y del doctor de Pomés acerca de una acreedora de algunos náufragos de Caldetas.

Que, finalmente, han visitado las oficinas de la Cámara algunos supervivientes, varios individuos de las familias de otros que fallecieron y personas perjudicadas por los temporales. Y se ha recibido una instancia de D. Bautista Monsonís, manifestando haber adelantado mil pesetas a Antonio Salvadó para la construcción de las embarcaciones “Pelayo” y “Machicha” y solicitando que de la parte que haya de entregarse a la viuda de Salvadó por razón de las citadas embarcaciones se le entregue a él la que proporcionalmente corresponda por la cantidad que sin interés, según dice, anticipó.”

Salvament de nàufrags a Tarragona

Gràcies al cambrilenc Joan Llaveria llegim aquesta crònica del Diario de Tarragona del dia 3 de febrer de 1911, que narra una de les moltes accions decidides de salvament que es van produir durant les hores del temporal, i que va permetre salvar part dels mariners que estaven en perill al mig de la mar:

“El digno comandante de Marina de esta provincia D. Miguel Pérez Moreno ha propuesto para una recompensa al marinero encargado del bote del Cuerpo de Prácticos, conocido por Chimo, quien viendo en peligro a una barca de pesca, buscó gente decidida que le ayudara, y con una embarcación salieron del puerto para prestasr auxilio, logrando dar remolque a la barca citada.

Pero el cabo se rompió, y entonces hizo Chimo nueva maniobra en su embarcación, penetrando en la bahía, donde ató una cuerda. Y saliendo otra vez, pudo dar el cabo de ésta a la barca y ganaron tierra las dos.

Como alguno de los náufragos pertenecían al Centro federal, esta sociedad suspendió la celebración del baile anunciado para anoche, en señal de duelo.

La Juventud Republicana Radical, en señal de duelo por las catástrofes ocurridas en el mar durante estos últimos días, suspendió ayer noche el baile anunciado.”

Diario de Tarragona, 3 de febrer de 1911

Transcrit per Joan Llaveria a Revista Cambrils, núm. 517 (agost 2014)

 

 

Crònica del temporal a Barcelona, 1 de febrer de 1911

“TEMPORAL EN BARCELONA.

Fuerte temporal- Multitud de naufragios- los remolcadotes prestando auxilio- Socorros del alcalde. Barcelona 1”- Ayer  tarde a última hora se desencadenó un verdadero huracán sobre esta capital. El correo de Mallorca y otros vapores tuvieron que suspender la salida. El temporal sorprendió en alta mar a bastantes barcas pecadoras de las matrículas de Vinaroz, Mataró y Badalona. Algunas, después de grandísimos esfuerzos consiguieron refugiarse en el puerto, otras se vieron obligadas a pedir auxilio saliendo a prestárselo los remolcadores Montserrat y Cataluña que regresaron conduciendo a cinco y volviendo a salir para recoger los náufragos de otras. Por la capitanía del puerto se circularon también órdenes para extremar la vigilancia en la playa. A las ocho de la noche aparecieron en la  de  Casa Antúnez el patrón y cuatro tripulantes de una barca pesquera de la matrícula de Mataró, y un marinero de la Barceloneta. A la misma hora fue igualmente recogido cerca de la desembocadura del río  Llobregat, Pedro Grau tripulante de una barca de la Barceloneta. Reitere que un viento huracanado tumbó la barca y cayó al agua con sus compañeros cuya suerte ignora. Permaneció dos horas nadando hasta que consiguió aproximarse a la playa y ser recogido. Más tarde fueron salvados Esteban Ferrer y un hijo suyo, que, con tres compañeros más iban en otra barca que ha naufragado. Todos ellos son vecinos de la Barceloneta.  También han sido salvados francisco Brugera, único superviviente de los seis marineros que tripulaban una barca de Mataró y Jaime Lloret tripulante de otra de Vilasar. A las diez de la noche varó en la playa de la marina, de Sans, otra barca de la matrícula de Badalona, con el patrón y cuatro tripulantes. La barca venía desarbolada y los marineros casa examines. El alcalde de Barcelona ha dispuesto que se facilite a los salvados ropa y toda clase de auxilios. El temporal sigue imponente. En el barrio de la Barceloneta reina gran consternación.

Continúa el temporal-Enormes estragos- Dos cadáveres-Medidas de salvamento. Barcelona continúa el furioso temporal desencadenado en estas costas. Las embarcaciones que faltan hasta ahora son siete barcas de Badalona, 13 de la localidad, y muchas de Mataró, Caldetas y otros puntos.

Se esperan que algunas habrán podido refugiarse en Villanueva y Tarragona. Los náufragos salvaos anoche han hecho un relato conmovedor de las penalidades que sufrieron hasta poder ser recogidos. El aspecto de la playa hasta la desembocadura del Llobregat, es desconsolador. A las siete estaban junto a la escollera siete barcas en lucha con las olas esperando auxilio. Sus tripulantes sin fuerzas, ya estaban con resignación de mártires tendidos en los bancos. Desde tierra se ven numerosas embarcaciones batidas violentamente por las olas, y algunos restos de embarcaciones zozobradas.  El mar ha arrojado, a las diez de la mañana dos cadáveres; uno junto a los baños de Zoraya y otro junto a la casa de Remendo. El personal de Marina y de la Cruz Roja recorren la playa para recoger los cadáveres y prestar auxilio a los que lo necesitan. A las ocho de la mañana salió del puerto un vapor de auxilio y poco más tarde dos remolcadores para socorrer a los barcos que se hallan a la escollera del Oeste. La comandancia de la Marina ha telegrafiado  a las poblaciones d la costa hasta Tarragona, pidiendo noticias de las barcas refugiadas, que se supone serán una doce.”

La Época, 1/2/1911

Els santpolencs aconsegueixen salvar una barca del bou

Des del començament fins a la fi, les 17 pàgines del relat L’últim temporal de Jaume Rodríguez Suriñach estan impregnades d’intensitat, emoció i admiració cap a l’esforç que els santpolencs van fer la nit del 31 de gener de 1911 per salvar les vides i les embarcacions dels mariners del seu poble i dels ports veïns.

Aquí teniu un petit tast del detall amb què explica el desenvolupament de la tempesta i narra alguns dels episodis dramàtics que es van viure en aquelles hores, que el mateix Jaume Rodríguez qualifica com a “nit de calma sangrenta”:

“Les barques tant desapareixien entre les gegantines onades com si un abisme marí les engolís, com s’enlairaven sobre les plenes entre blancs esqueixalls d’escuma turbulenta. Alguns, amb nerviosisme i emoció, anaven reconeixent les barques avançades: “En Pep Barra!”, “El Rayo!”… Enmig d’aquella trista expectació, s’acostava algun vailet a preguntar: “I el meu pare, que no es veu?”. “No, però en vénen més..”, contestaven mentre el nen, tremolós i mullat, es retirava ploriquejant a redós de la mare.

[…]

A les dotze del migdia arribaren les primeres parelles del bou de Sant Pol i algunes de forasteres. El vent impetuós empenyia les barques, però els remitgers, amb els rems, anaven aguantant la brandada. Davant de Morer arriaren la vela. Els pescadors, xops, enfredorits i esgotats per l’esforç, feien roncar els corns demanant auxili -solament recorrien a aquest sistema quan veritablement perillava la vida-. Aquell clamor va encongir el cor de tots els presents.

Es passaren moments de llarga espera. Tothom estava preparat, però amb aquelles onades era impossible atracar les barques. Els palers, arremangats de cames i braços, estaven atemorits pel fred, però perillaven tantes vides que seguien aguantant, esperant el moment per a una bona i segura treta. Mentrestant els pescadors no podien descansar, resistint amb els rems, proa als rompents i la correntia, per no estrepar el cap del ferro i anar a la deriva.

Quan va semblar que les ones perdien part de la seva violència, tots restaven impacients, silenciosos, esperant la decisió del paler. Arribat el moment, aquest donà el crit esperat: “Cia!”. Aquesta paraula miraculosa va fer reaccionar tothom, i els pescadors, encarant la popa a la platja, ciaren amb tota la força dels seus braços. La barca tocà la sorra i els remitgers saltaren a terra, solament el patró es mantenia serè al forat de popa. Una grossa plena va cobrir tota la barca, però els palers no s’acovardiren i, ajudats pel patró, posaren la paloma del palanquí i a la roda de popa el cap de Sant Pere. Els proïssers, amb un llibant amarrat a la roda de proa, llavoraren ràpidament per contrarestar des de llevant el fort onatge i no anar de través. A l’instant ressonà el crit de “Tira!”. El poble va estirar amb totes les seves forces, animant-se amb crits; els palers posaren els pals amb rapidesa i la barca anà amunt. Ja fora de perill, els pescadors corrien a abraçar l’esposa i els fills entre plors d’emoció.”

Rodríguez Suriñach, Jaume. L’últim temporal. Barcelona: La Mansarda, 2013, p. 136-138

Us convidem a llegir la resta de la narració i deixar-vos arrossegar per les vivències d’aquells santpolencs de fa un segle.