Tag Archives: Vinaròs

Sagunt, València i l’Ametlla de Mar

A la secció específicament titulada “Información telegráfica”, el Diario de Gerona hi publicava informacions rebudes des de Madrid (a través d’agència o de corresponsals) el dia anterior, que els permetien informar els seus lectors d’allò que passava lluny de la seva àrea d’acció.

El dia 4 de febrer publicaven:

Información telegráfica

Madrid, 3 de febrero

Los temporales son generales en la costa de Levante.

De Vinaroz dicen que hay más de veinte barcas destrozadas. Han parecido [sic] varios marineros en los naufragios.

En Sagunto ha naufregado [sic] el buque “Avanto” de la compañía minera de Ojos negros.

Este barco y otros dos de la misma compañía embarrancaron a poco más de media milla de Sagunto.

Como la violencia del temporal hacía presentir una catástrofe, las tripulaciones de los tres barcos redoblaron sus esfuerzos para capear, mar adentro, la furia del oleaje; el “Abanto” sufrió tales embestidas, que se le abrieron a la vez varias vías de agua y se sumergió rápidamente con toda la tripulación. El “Somorrostro” y el “Sollumendi” también se anegaron súbitamente, pero las respectivas tripulaciones se salvaron.

Han aparecido ya seis cadáveres.

En Valencia el temporal ha arrojado a la playa los cadáveres de tres marineros al parecer extranjeros.

En Atmetlla (Tarragona) naufregaron tres lanchas, una de vapor, ahogándose las tripulaciones.

Diario de Gerona (4 de febrero de 1911), p. 10

Font localitzada pel Museu d’Història de Sant Feliu de Guíxols.

Notícies de la tempesta a Peníscola i Vinaròs

Una setmana després del temporal, començava a arribar al Camp de Tarragona el balanç que la tempesta havia tingut en diverses poblacions del País Valencià, especialment a Peníscola i Vinaròs:

“Se han recibido noticias oficiales que confirman la catástrofe marítima ocurrida en Peñíscola. Últimamente han aparecido los cadáveres de José Bautista Blasco Guzmán, Antonio Guzmán Roig y otros en la playa de Vinaroz. Créese que son también de marineros de Peñíscola.”

Diari Las Circunstancias (Reus, 9/2/1911). Secció “Crònica”.

El temporal a Barcelona

Primeres notícies de la tempesta a Barcelona, publicades el dia 1 de febrer pel diari La Época:

Ayer  tarde a última hora se desencadenó un verdadero huracán sobre esta capital.

El correo de Mallorca y otros vapores tuvieron que suspender la salida. El temporal sorprendió en alta mar a bastantes barcas pescadoras de las matrículas de Vinaroz, Mataró y Badalona. Algunas, después de grandísimos esfuerzos consiguieron refugiarse en el puerto, otras se vieron obligadas a pedir auxilio saliendo a prestárselo los remolcadores Montserrat y Cataluña que regresaron conduciendo a cinco y volviendo a salir para recoger los náufragos de otras. Por la capitanía del puerto se circularon también órdenes para extremar la vigilancia en la playa.

A las ocho de la noche aparecieron en la de  Casa Antúnez el patrón y cuatro tripulantes de una barca pesquera de la matrícula de Mataró, y un marinero dela Barceloneta.

A la misma hora fue igualmente recogido cerca de la desembocadura del río  Llobregat, Pedro Grau tripulante de una barca de la Barceloneta. Reitera que un viento huracanado tumbó la barca y cayó al agua con sus compañeros cuya suerte ignora. Permaneció dos horas nadando hasta que consiguió aproximarse a la playa y ser recogido.

Más tarde fueron salvados Esteban Ferrer y un hijo suyo, que, con tres compañeros más iban en otra barca que ha naufragado. Todos ellos son vecinos dela Barceloneta.

También han sido salvados Francisco Brugera, único superviviente de los seis marineros que tripulaban una barca de Mataró y Jaime Lloret tripulante de otra de Vilasar.

A las diez de la noche varó en la playa de la marina, de Sans, otra barca de la matrícula de Badalona, con el patrón y cuatro tripulantes. La barca venía desarbolada y los marineros casa exánimes.

El alcalde de Barcelona ha dispuesto que se facilite a los salvados ropa y toda clase de auxilios. El temporal sigue imponente. En el barrio dela Barceloneta reina gran consternación.

Diari La Época. Últimos telegramas y noticias de la tarde , (Madrid, 1/2/1911), p.2

El temporal a la Ràpita

La premsa local de Sant Carles de la Ràpita també es va fer ressò del temporal:

Nuestros pescadores, avezados a la dura y arriesgada vida de mar, dicen que el temporal de Levante últimamente desencadenado es de los más enormes que han conocido.

Las parejas de esta matrícula, en su mayor parte, se hallaban corriendo bou a la altura de las islas Columbretes, y como el tiempo –al decir de varios pescadores verdaderos lobos de mar con quienes hablamos- presentaba mal cariz, chorraron e hicieron rumbo a Los Alfaques que ganaron todas las parejas de esta matrícula sin que afortunadamente hayamos tenido que lamentar desgracias personales.

De las embarcaciones conocidas por muletas, varadas en la Dársena y playa de Vista Alegre, hubo alguna que sufrió averías.

En el muelle de las Salinas el temporal causó desperfectos y debido a las acertadas disposiciones de don Jaime Ubiñona no fueros de gran consideración.

En la Costa de las Salinas embarrancó la barca del bou “La Flamerá” de la matrícula de Vinarós cuyos tripulantes fueron convenientemente auxiliados en las Salinas.

También en la playa de Casas de Alcanar embarrancaron dos embarcaciones salvándose toda la tripulación.

Mal se despidió de nosotros el 1910, pero pero comenzamos el 1911.

SINESIO

Setmanari La Ràpita. Núm. 56.  4/2/1911. pàg. 2

La tempesta de 1911 i la creació del port de Peníscola

 

Alfred Ayza analitza de quina manera la tempesta de 1911 va influir en l’empenta final al projecte de construcció d’un port per a la flota pesquera de Peníscola:

«Abans de la construcció del port actual, la flota pesquera local havia d’encontrar refugi en una de les dues badies que formaven el penyal i el tòmbol, segons de quin costat bufava el vent. Si el vent era de component nord resultava més còmoda la banda sud, i al contrari, si el vent era de component sud, els mariners preferien, evidentment, col·locar l’embarcació al nord. L’experiència els demostrà que la major part del temps les barques eren fondejades en el lloc ja esmentat de la Porteta, on es desenvolupava tota la vida pesquera local. Tanmateix, hi havia determinast oratges o temporals, fonamentalment de llevant, contra els quals era inútil buscar protecció a Peníscola. Després de la construcció del port de Vinaròs (1866), quan feia mal temps, els mariners preferien anar-hi a quedar-se ací a mercé del temporal.

Aquesta necessitat de construir un port anava creixent a mesura que augmentava la flota i la vida marinera local; però fou potser un gran temporal que hi hagué l’any 1911 el que actuà com espoleta per a la iniciació de les gestions oficials encaminades a aconseguir un port nou. El fort oratge començà a deixar-se sentir, amb vent de llevant, el 31 de gener i durà fins el dia de la Candelera. Desgraciadament, aquell temporal de mar encara es recorda com una de les majors catàstrofes sobrevingudes al món mariner de Peníscola, el qual ocasionà la desaparició de diverses tripulacions senceres.

És evident que, en anterioritat, els temporals havien produït calamitats i pèrdues humanes nombroses, tal com els dels anys 1883, 1885 i 1891, que, en conjunt, sumaren més de 80 víctimes. Ara bé, el de 1911 fou considerat el pitjor de tots.

Posades així les coses, hi hagué moltes pressions de les autoritats locals i, a poc a poc, anà gestant-se el que acabaria essent un projecte de construcció del port actual

Font: Alfred Ayza Roca, El món mariner de Peníscola: paraules i coses. València: Universitat de València – Diputació Provincial de Castelló, 1981, p. 106-108